martes, 24 de marzo de 2015

Tras los años


El tiempo crece marchito
pese al repiqueteo de las primaveras
contra los cristales.
Lejos ya tu cuerpo del columpio vacío,
le salió tristeza a la huerta y al membrillo.
Nuestros días son las tareas
y el oficio de estar vivos.        


(poema de EL DOLOR DE LA IGUANA, elegía 3.0)


                     

1 comentario: